poema de estrellas

Las estrellas son cuerpos celestes brillantes y, en ocasiones, fugaces. Además, son, sin duda alguna, uno de los astros más invocados en la poesía clásica y contemporánea. Su forma es casi la viva representación de los anhelos humanos más profundos y sinceros.
A continuación, le comparto un poema dedicado a la estrella polar: el lucero más próximo al Polo Norte.
 

Lluvia de estrellas

Yo soy la estrella polar.
Mi nombre desciende de la bóveda celeste,
más allá de la elipse extrema del norte terrestre.
En la noche declino a tientas,
levanto al viento,
alumbro a los polos,
provoco la aurora.
En mi ausencia, mis hijas cautivas despiertan ausentes.
Entonces, todas a una, primero se arriman;
luego descienden.
Y en la tierra, donde nunca llueve,
entre mis brazos, rendidas de frío, se mueren.

Más versos sobre las estrellas

Toda la belleza del texto, la música y la imagen queda plasmada en este exclusivo contenido. Si le gustó el poema anterior, pruebe a degustarlo en su versión multimedia.

¿Te gustó? Comparte este contenido y ayudame a difundir la poesía.
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Más contenidos relacionados con este poema

Poesía del mar
Versos dedicados al mar
Versos dedicados al viento
Una profunda estrofa que se lleva el viento

Deja una respuesta