Poema a la Pachamama

La Tierra es un clamor desde hace mucho tiempo. Mientras pasan los años, el ser humano sigue sin hacerse responsable del cuidado que necesita el planeta que habita. Si observamos con atención, la Pachamama se lamenta a diario, tanto como el poema dedicado que le comparto. 

El embarazo de la Tierra

La madre Tierra estaba llegando a su madurez.
El momento había llegado.
Las contracciones de su ombligo hacían temblar los dos hemisferios.
Un poco más abajo, en el sur de su abdomen, el Amazonas rompía aguas.
El nacimiento era inminente.
En su vientre había criado a millones de hermanos.
Ninguno había nacido, y un cuarto de ellos seguía en guerra;
otra parte moría de hambre
o, peor, de pena.
Entre una de sus caderas se había provocado un terremoto,
una cesárea improvisada que abriera al planeta.
Ella, para aliviar los dolores del parto, soplaba hacia los polos.
El resto es ya historia
llorando en un canasto.

Poesía recitada a la madre tierra

Si de verdad le gusta la belleza, aquí le dejo un pedacito. El vídeo que le comparto es un homenaje al desesperado y perenne lamento de la Pachamama. 

¿Te gustó? Comparte este contenido y ayudame a difundir la poesía.
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Más contenidos relacionados con este poema

Poema sobre las estrellas
Versos dedicados a la estrella polar
Poesía sobre la urbe
Poesía a la ciudad

Deja una respuesta