MicroPOESíA romántica

Seguro que le suena esta cita:

Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Este texto pertenece a Baltasar Gracián, un escritor del Siglo de Oro español. Además, el enunciado también es válido para algunos poemas. En muchas ocasiones, no hace falta extenderse más de lo necesario para hacer llegar un sentimiento. Bajo este párrafo te comparto unos brevísimos poemas románticos: cinco ejemplos de la naturaleza escueta.

A nuestra espalda
los secretos urdían en el vacío.
Una puntada sin hilo
para el espacio que hay
entre nuestros silencios.
Y la fiera que nos ata…
se calmó.
Mas tuve que esperar
hasta que tus labios cumplieran
la mayoría de edad.
Y entonces a mi boca
la llamé paciencia.
Y la tuya, distancia.
Al llegar otoño, 
la humedad de nuestros besos
oxidó a la ciudad.
Desde el suelo a los tejados;
desde los pies a la boca.

Todo comenzó
cuando ella vio la manzana,
y yo la mordí.
Después
seguimos caminando juntos
cogidos de la mano, 
aunque algo ya… no funcionaba.


fuiste lo único
que recaté del incendio.

Más poesía breve… muy breve

Los versos cuando van acompañados de imágenes y música, suelen ganar. A continuación, te comparto otro poema cortito. ¡Disfruta de su visionado!

¿Te gustó? Comparte este contenido y ayudame a difundir la poesía.
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Otros contenidos relacionados con este poema

Poesía corta sobre almas gemelas
Versos para el alma gemela
Poema para una mujer especial
Homenaje a la mujer

Deja una respuesta