POEMA A MADRID

Madrid me vio nacer y, todavía… me ve escribir. Me gustaría ser objetivo con la ciudad de mis desvelos y desventuras, pero no puedo. Lo que si puedo intentar es dejar, unos versos en su honor.

A solas con ella

Antes de ir al cielo
pasaste por Madrid.

Entraste por la puerta de Alcalá
y os conocisteis,
al menos, por unas horas.

La ciudad te recibió con las calles vacías,
únicamente,
para estar contigo a solas.

Casi cien minutos
que dieron para una «cita a ciegas»;
la de unos amantes que se enamoran de oído
y ruegan por ser testigos
de otra historia como esta.

Un desierto empedrado
salió a tu paso;
plazas, travesías,
callejones sin salida.

En la Gran Vía
exprimiste el licor de su artería;
oro derretido, que anida en las copas.

Al rato, ya os queríais.
Por el Barrio de las Letras
se hizo un eco;
un «punto y seguido»
que te llevo hacia el centro.
El viejo corazón de la capital
dividido por almas gemelas
que duermen unidas.

Más arriba,
las ventanas abiertas.
Una corriente
con perfume a cocido;
balcones al Retiro
donde los gatos
advirtieron tu presencia;
mil maullidos desesperados
perfectamente ceñidos
a tu vestido de fiesta.

Después, otra visita.
En la pradera
rezaste a San Isidro,
para ahogar tus males
a la ribera del río.

Fueron las doce
en la Plaza Mayor;
hora de cenicientas,
trasnochados,
artistas fugaces.

Déjame que te diga;
sí aún no te has ido, quizás vuelvas.
Un bálsamo para mis ojos
aún sorprendidos.

Madrid es virtud de quien la mira
de quien la despierta
de quien la acuesta.

Frontera de quien la cruza
bandera de quien la ondea
boca, de quien la besa.

En su barra hay un sueño
que dobla la esquina.
Refugio de foráneos
sobre el andén de Atocha.
Un nudo de autopista
que acabas amando.

Ojalá ella fuera
«patria chica» en tu ausencia.

Sí aún no te has ido
espero que vuelvas;
porque Madrid es mi infancia
y tu colchón… para noches en vela.

Versión recitada de esta poesía

Madrid se merece una adaptación de este poema; una versión recitada y acompañada de música. Querido lector, ¡espero que sea de su agrado!

Y a ti, ¿qué parte de Madrid te gusta?

La capital de España es una urbe llena de rincones y lugares mágicos: calles, locales, parques, nada escapa a su encanto. Déjame tu opinión, sin más compromiso que tu voluntad.

¡Te leo y contesto abajo en los comentarios!

¿Te gustó? Comparte este contenido y ayudame a difundir la poesía.
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Más contenidos relacionados con este poema

Poesía del mar
Versos que huelen a salitre
Haikus sobre la naturaleza
5 haikus para la madre tierra

Deja una respuesta